Posts etiquetados ‘Consecuencias de la entrevista Díaz- Creelman’

Consecuencias de la entrevista Díaz- Creelman, el estallido de la Revolución de 1910, el Caudillaje, las regiones de lucha, el Movimiento Revolucionario de 1910 a 1917 que no llegó a consolidarse.

Por: Lic. Jorge Camiro Bobadilla – Escritor y Filósofo

Imagen 

En México tenemos una entrevista, como pocas diría yo, que, en más de un sentido cambió la Historia de la patria.

Habiendo cumplido ya un siglo y sin casi ninguna referencia (si no es que ninguna) en la televisión, nos enfrentamos a la publicación de la entrevista que más causó polémica dentro de nuestro país, estoy haciendo referencia a la entrevista Díaz- Creelman de 1908 por parte de: “El Imparcial”, que aparentemente de imparcial no tenía nada.

Mientras la primera publicación fue en Ingles y causó poca sensación, por la falta de conocimiento del idioma, al salir la traducción en El Imparcial, se creó un efecto en cascada que culminaría, de manera abierta, con la caída del Presidente de México Juan de la Cruz Porfirio Díaz Mori. La gente lo tomó incluso, de muchas maneras como un insulto a la patria, al pueblo en sí, la siguiente década sería caótica en muchos sentidos para el País.

Díaz tenía ya 77 años cuando se realizó la entrevista y su sentimiento por un México futuro sin él, era lo que estaba en su mente, la apologética figura de Díaz expresada en esta entrevista, se comparan a los volcanes del ventanal que se veían desde el edificio de Chapultepec. Afirmaba que hubo ocasiones donde tuvo que usar mano dura y derramar sangre, pero no era “sangre buena”, sino de “los malos”. Seguido menciona los beneficios que ha traído su régimen al país, la pacificación, el ordenamiento, la infraestructura, se muestra como un humilde servidor de la patria y no como un dictador.

Es entonces que sin previo aviso, Díaz, después de 27 años en el poder, declara que no buscará la reelección en 1910, México es un país joven para ser gobernado por un viejo -que estaría más que contento de ver grupos de oposición y que México era ya grande (maduro) para la Democracia-, en pocas palabras anuncia el fin de toda una época…

¿Sería cierto que Díaz dejaría el poder?, ¿Quién lo sucedería?

Estas dos preguntas fueron las principales “cuestiones” al rededor de lo tan fuertemente marcado en la entrevista.

Bernardo Reyes -mejor postulado según Díaz- era el puntero en la hipotética carrera para sucederlo. Se organizaban grupos de apoyo a las diferentes campañas para los diferentes postulados, la clase media urbana -la que había crecido por primera vez en la historia durante el Porfiriato, se emocionaba con visiones modernas, se veía a Porfírio como más como un estorbo-. Sin embargo, alegando que las “Fuerzas Vivas” le pedían buscar una reelección más éste la anunció para 1910, cometiendo un error fundamental mandando al “exilio” a su mejor postor.

Las clases medias urbanas quedaron en las alzas, tomaron esto como un insulto -como quién dice los dejaron vestidos y alborotados-. Los pequeños burgueses que habían visto una luz de esperanza, que les habían reprimido los sueños, encuentran en Madero una nueva esperanza, aprovechando los movimientos y las infraestructuras sociales ya listas para la revuelta, solo fue cuestión de cambiar nombres a los clubes como Club antirreeleccionista -única palabra que en castellano contiene tres dobles letras-. Eso sí, la disputa por la Presidencia fue primero, la rebelión armada será después.

La lucha de la revolución desatada el 20 de noviembre de 1910, fue consecuencia lógica, no se habían alcanzado los objetivos que habían hecho posible el movimiento de independencia en 1810 que marcaba la Carta Magna en 1857, La Reforma, el bienestar económico interno y la democracia no se habían cumplido, no había llegado el fruto de la independencia así como los logros de Díaz al pueblo.

La etapa Maderista reclamaba el establecimiento de un régimen democrático -que después pensaría el también no cumplir “sufragio efectivo, no reelección”-, así como La revolución Constitucionalista que resulta como consecuencia del asesinato de Madero. La alza por parte de Zapata pretendía restablecer el orden constitucional. Carranza y los caudillos, principalmente como lo son el Grupo de Sonora: Obregón, Calles, De La Huerta, y otros que destacaron en la campaña militar no tenían claro un nuevo proyecto de Estado.

Por otro lado está el sector popular en el que se distinguieron como grandes caudillos los Generales Pancho Villa y el ya mencionado Emiliano Zapata, cada quién apoyando sus intereses o mejor dicho, lo que a cada uno así como a su gente le eran beneficiados, el segundo, por ejemplo, contaba con la ayuda del Partido Liberal Mexicano, dirigido por Ricardo Flores Magón, también era seguido por personajes como Felipe Carrillo Puerto, quien lo marco como representante de su movimiento en Yucatán. De gran hazaña en la guerra, también era muy buen administrador, fue el primero en impulsar lo que después se llamaría como economía mixta”

.

Mientras tanto, se luchaba contra el casiquismo, que era la presión despótica creada por las autoridades locales que, obviamente, estaban a favor del proletariado que reprimían las múltiples formas para la libertad del trabajo:

I. El Peonismo, que era la esclavitud del peón jornalero, sobre todo el enganchado o deportado del sureste del país, y que era mantenido por los diferentes privilegios económicos, políticos y judiciales que gozaba el hacendado.

II. El Fabriquismo, la servidumbre individual y económica que era sometida en el campo obrero fabril, pues el patrón era privilegiado en lo económico y político.

III. El hacendismo, los dueños de pequeñas tierras eran sometidos a los de grandes propiedades a sombras de la desigualdad en el impuesto, que producía constante absorción de la pequeña propiedad agraria por la grande.

IV. El cientifisismo, que era el “gandalllismo” comercial y financiero de las grandes empresas o negocios sobre los pequeños que no conocían las nuevas técnicas.

V. El extranjerismo, o sea, el beneficio que se le daban a los extranjeros en diversas actividades sobre los nacionales.

“…para el agricultor el problema es agrario; para el comerciante, es económico: para el obrero, es industrial; para el abogado, es jurídico; para el político, es democrático; para el proletario, lo es todo.”

El centro nacional de la resistencia a la transacción burguesa de ciudad Juárez fue el Edo de Morelos, allí se combinaban una buena cantidad de pueblos libres que no habían sido absorbidos por las haciendas y que defendían sus tierras o trataban de recuperarlas, con la presencia de un proletariado agrícola numeroso concentrado en los ingenios azucareros, estas masas, crearon el Zapatismo además que todos se lanzaron a la guerra revolucionaria, inventaron una variedad de formas de combate para derrotar a los ejércitos federales.

Como aun se mantenía la organización comunal los campesinos la utilizaron y la convirtieron en el centro político de toda la guerra campesina mexicana de 1910 a 1920. Fue allí donde las masas campesinas tenían su forma de organización tradicional, donde surgió el programa agrario de la revolución, es precisamente ahí donde surgió el dirigente Emilio Zapata.

Las diferencias entre Zapata y Madero cedieron porque el primero provenía del ala radical que luchaba por la devolución de tierras a los campesinos y Madero provenía del lado burgués cuyo programa era el plan de San Luis. Madero prometía que a través de las leyes se devolverían las tierras pero nunca lo hizo en cambio traiciono a la revolución declarado en el plan de Ayala donde se le desconoce como presidente. La muerte de Zapata sería la interrupción de toda la revolución.

La división del norte es, de más, sorprendente en el pueblo mexicano. Su organización fue un punto de viraje en la guerra campesina y en la revolución. Las masas del norte del país además de las que se sumaban en su avance, se incorporaron integras en ella, la organizaron de la nada y contra todos, le dieron un tremendo empuje, alzaron a uno de sus propias filas, Francisco Villa. (1)

Revolución Cristera

Pugna ideológica con la iglesia, 1926-1929, estallo como consecuencia de la disputa entre el gobierno federal y la alta jerarquía de la iglesia católica, pedían la modificación de algunos artículos de la constitución. Esta rebelión se extendió en los estados de Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero, Durango, Nayarit y Zacatecas -el ejército nacional no logro sofocarla, pero los cristeros no lograron derrocar al gobierno-.

El conflicto termino en junio de 1929 con la firma de los arreglos entre el gobiernos de Emilio Portes Gil y el arzobispo Leopoldo Ruiz Flores, prometían la amnistía a los rebeldes así como la restitución de la iglesia y el regreso de los párrocos que habían abandonado el país pero no se reformo la constitución vigente como lo pedían los cristeros.

(1)   La conjugación entre el ejército campesino que bajaba desde el norte encabezado por Villa y el ejercito campesino que desde el sur amenazaba a la ciudad de México, dirigido por Zapata, significaba unir la mayor capacidad militar con la mayor capacidad política alcanzados por las direcciones campesinas.

*No olvides comentar al respecto de este artículo