La problemática de las adicciones: La función de los padres

Publicado: junio 22, 2011 en Arts. Jorge Camiro Bobadilla
Etiquetas:, ,

La problemática de las adicciones:

La función de los padres

 Por: Jorge Camiro Bobadilla

Lic. en Filosofía

 

En este momento, en el que la mirada del pueblo está fijada en el mundo de las drogas y de los cárteles, en un estado crítico y cansado de no encontrar otras soluciones con el paso de los años, es importante escribir sobre una problemática irremediablemente conectada a nuestro presente, pasado y futuro: las adicciones.

 Definitivamente los intentos de concientizar a las personas sobre lo malo que es una droga y de sus repercusiones no han sido suficientes para prevenir a los jóvenes e infantes de nuestra época que cada vez más personas y de menor edad prueban algún tipo de droga y terminan siendo adictos…

Existen los primeros contactos absolutamente capciosos a la hora de tener un acercamiento con las adicciones,  el primero es, insatisfacción con la vida que se lleva, como la anoréxica teniendo hambre de nada, la bulímica vomitando su vida. El segundo es la exaltación o substitución del goce, gozar lo más que se pueda, tradición ya marcada hace más de 2000 años con los Hedonistas griegos, su sociedad sigue en pie. Un tercer posible instante será substituir el goce que se obtenía con la madre por uno a menor costo y no necesariamente económico.

Se ha acusasado actualmente a la sociedad en que vivimos como la responsable de que los jóvenes en un intento por gozar un poco, divertirse y distraerse de los problemas que le atañen (sean estos de índole familiar ó social), terminen probando este tipo de drogas, acabando en un monitor más de 10 horas al día navegando por las diversas páginas sociales, sin lugar a dudas es más fácil para una madre o un padre que su hijo esté en la computadora y que no de problemas “que no esté de latoso como comúnmente suele decirse”.

Buscar de manera desesperada dejar de sufrir, o sufrir menos, empujado por los diferentes medios sociales (De comunicación), lleva a un sujeto a querer obtener el placer, o por lo menos dejar de padecer, de sufrir: un cigarro suele ser la solución más rápida al primer instante de ansiedad, una cerveza, “chatear”, etc., son las respuestas más rápidas para evadir el problema, postergarlo, como un padre que no quiere lidiar con el sufrimiento del hijo o con un hijo problemático, sin embargo el arranque inservible por querer alcanzar el bien-estar total parece ser infructuoso, no obstante se transmite esa noción y este impulso que en algún lugar se perdió, ese “Topus Uranus”, “El paraíso terrenal”, meramente ideal, en donde todo debería de estar o ser perfecto, al cual debemos llegar, si es que alguna vez existió nunca llega.

La sociedad se ha visto envuelta en la creación de un sin fin de estupefacientes que pueden ser elaborados en una casa a partir de substancias comunes como medicina para la gripa (efedrina), kerosene, ácido de batería, líquido anticongelante, diluyente, acetona, litio, y hasta la tierra para gatos que está fabricada con arcilla absorbente[1], todos estos son productos de fácil adquisición. Pero las adicciones no se quedan solamente en drogas ilegales, el alcoholismo que socialmente es aceptado, el tabaquismo que también es plausible por su común uso en sociedad (Olvidando los problemas de contaminación), los videojuegos que son creados con la finalidad de estar 24hrs al día conectado (En donde mueres y puedes volver a comenzar), el sexo, que lo promueven en cada anuncio televisivo, la televisión que mantiene la cabeza llena con más de 80.000 anuncios diarios diciendo lo que no tienes y necesitas comprar, creando deseos para obtener un bien-estar imaginario, las computadoras que dan así como mayor conocimiento, mayor enajenación, etcétera. Estas, son solo algunas formas de gozar que pueden llevar a la adicción, aparentemente es más fácil inyectar una droga, que seducir a una mujer, pues ella, puede que intente a toda costa no ser seducida, o no tenga el interés, es mucho más cómodo prender un ordenador y ponerse en el porno que conseguir una mujer de verdad, prender un cigarrillo o la televisión, la droga no dirá que no, su goce es inmediato, ubicándole por sobre la sexualidad y cualesquier otro tipo de adicción.

“El bienestar casi completo e instantáneo que proporcionan las drogas le

coloca por encima de las relaciones sexuales (que necesitan previo

calentamiento, súplicas y hasta sufrimiento) y no es por ello difícil imaginar

que un drogadicto pueda sustituir a las personas por el goce en polvo ó

líquido, de substancias que son más manejables que los seres humanos de

carne y hueso”[2].

El adicto y en especial el toxicómano, buscará y defenderá a su droga como su monumento de adoración, el alcohol, el tabaco y las drogas (fumadas ó ingeridas) siempre han estado desde las comunidades primitivas. Dependerán de él y no habrá reglas, ni ser más grande, tocará el camino más obscuro con la finalidad de alcanzar su inalcanzable bien-estar, no le teme a la muerte y por lo tanto no teme ningún tipo de castigo proveniente de alguien externo a su mundo, reducido este a su adicción (su Dios) y al sujeto adicto. Inclusive si este bien-estar nunca llegara, el toxicómano seguirá creyendo que puede alcanzarlo.

Al volverse una penuria conseguir y defender su adicción, vuelve a este en mera condición animal “sin aceptar postergación, ni sustitución metafórica de ningún tipo del objeto” ¡Lo quiere ahora! El adicto quiere el placer por el placer, sin tocar la realidad a la que conlleva y de la que proviene (La muerte simbólica o real de su persona, se vuelve un sujeto sin máscaras, imposibilitando así, su convivencia con los demás, volviéndose agresivo y un estorbo para los demás, como los hijos problemáticos).  Prefiere el menor esfuerzo por el mayor placer a costa de su decadencia, en esta, su satisfacción, sabe que existe una realidad, pero para él está aparentemente muy lejana.

¿Cómo prevenir que un infante o un joven caiga en los problemas de la adicción?

Como ya se mencionó, la gente misma culpa a la sociedad de ser causante de los problemas de adicción en los jóvenes e infantes, pero esta sociedad está formada por  gente ¿Gente culpando gente? Si, es un problema no solamente de unos cuantos, sino de una ideología, la cobardía que se tiene ante los problemas, nos lleva a ocultar a los adolescentes el dolor que la existencia misma tiene, que termina indudablemente en la muerte, parte irremediable de la vida, pensamos y analizamos solamente el problema y no cómo es que se originó.

La muerte es ineludiblemente una gran parte de la verdad de vivir y si se intenta ocultar a toda costa de los infantes y jóvenes nos alejamos de la posibilidad de que un adolescente viva, Albert Camus nos dice sobre la muerte: “Juzgar si vale la pena o no vivir la vida equivale a contestar la pregunta fundamental de la filosofía”, Ciorán propone la misma idea justificando que es lo único que puede hacer soportable la vida. ¿Qué se intenta decir con esto? La respuesta radica en que un infante o un joven que no de problemas, no necesariamente no está en peligro de muerte, no forzosamente está sano o es feliz. La labor como padres no radica solo en darle educación a los hijos, dinero, carro, etcétera (en caso de tener la posibilidad), sino en escucharlos, ponerles atención, sin olvidar su privacidad, darles la confianza para que logren hablar, indudablemente no todos los padres están listos para escuchar a sus hijos, pero si éstos no se preparan, la muerte encontrará, con las adicciones, mucho antes a los adolescentes que tal vez desconozcan conscientemente, el peligro de éstas.

La prohibición de las drogas definitivamente tampoco ha ayudado en prevenir a los jóvenes de animarse, tal vez con mentiras, a consumirlas, de hecho es casi de todos conocido el histórico acontecimiento en torno al problema que ocasionó la prohibición del alcohol en Estados Unidos, dándole poder a las pandillas y a las mafias. De la misma manera, la lucha contra el narcotráfico tampoco ha sido la mejor solución, porque que mientras haya consumidores habrá negocios, de la misma mano si hay adictos habrá drogas, si hay negocios existirá el tráfico, si hay tráfico también hay compraventa de drogas. Así mismo, si hay problemas en casa, seguramente los habrá fuera de esta, la traba es cuando se ocultan e intentan enmascararlo o se le incitan a provocarlos al joven.

Lo que no se nota a simple vista es la necesidad del ser humano por provocar y buscar su destrucción, crear guerras, crear drogas, que a sabiendas de las muertes que ocasionará y sabiendo lo que puede arrastrar, las crea y las consume, el ser humano mata y no solo con armas, también lo hace con palabras, un padre denigrando a un hijo o a una madre, una madre frustrada por una vida de fracaso, un anuncio televisivo incitando el consumo del ya famoso refresco de cola — ”Toma —  Vive — Disfruta” ¿A qué equivale eso? A gozar incondicionalmente, con tal de no vivir la realidad.

No es una cuestión meramente moral y social el problema de las adicciones, sino de amor, de deseo y de pasión por el objeto o substancia amada, el sentimiento de libertad que le puede hacer sentir ésta falta que tal vez no tenga o tenga en exceso, la compañía que le crea el deseo de consumirla (y consumirla en sí) pueden encaminar al infante o adolescente a seguir derramándose en esto, invertir más tiempo en ella y así volverse adicto, la substancia, el objeto o causa de adicción le dará siempre acceso a su consumo o a su uso, permitiéndole así, siempre estar con el, como una relación ideal de amor, permitiéndole una sensación de placer interminable, de un “juntos hasta que la muerte los separe”.

La clave no es que alguien deje de consumir las drogas ni que se le intente hacer consciente de las consecuencias y daños que puede lograr, o que se le prohíba, tampoco la represión autoritaria, sino saber qué es lo que el sujeto parlante pueda amar, ame o desee de esa substancia, objeto deseado.

La prevención puede llegar en el momento en que los padres hagan conscientes sus problemas y la manera en que tratan a sus hijos, es verdad que la mayoría de los adictos provienen de familias disfuncionales, pero es necesario hacer consciente aquello que está inconsciente, pues para el infante no lo está del todo, no es tonto, apenas va creando su noción de realidad y el proceso de identificación con los padres es de suma importancia, y si este es alterado, por la incapacidad tal vez del padre o de la madre para manejar los conflictos emocionales de una manera madura, terminará afectando directamente en la adolescencia al niño. La violencia física, psicológica, la desgana o la dejadez vehemente de las emociones por parte de los padres hacia los hijos pueden ayudar a que un hijo se vuelva un adicto, ¿La manera de prevención? La detección de los sujetos con problemas, que un padre con sus conflictos no los transfiera al hijo, que una madre desganada intentando parecer normal transmita de manera inconsciente al hijo esa desdicha, tal vez ese desamor. No solo es prevenir las adicciones sino la enfermedad mental en general, evitar que las parejas disfuncionales transmitan esa disfuncionalidad en los hijos y evitar que los padres sean adictos, El padre toma, el hijo toma, el nieto muy probablemente tomará, si fuma el abuelo y el padre lo retoma, el hijo verá fácilmente la “normalidad” del acto al ser común en su ambiente primordial.

Lo jóvenes en la actualidad se dan cuenta de esto y perciben las adicciones como algo que los puede realmente alterar y dañar a corto, mediano y largo plazo, sin embargo, sigue en aumento el uso exagerado de medios masivos de comunicación, (Celulares, computadoras, etc.), el uso excesivo de drogas ilegales (Cocaína, Cristal Meth, etc.), drogas legales (Alcohol, antidepresivos, ansiolíticos, Tabaco, estimulantes fabricados con Cafeína, Tauro-efedrina, etc.) son criticados sin embargo, usados por ellos mismos. De la misma manera las Naciones Unidas han notado que la prohibición de las drogas no ha sido la mejor herramienta para la erradicación de drogas en el mundo. La ONU en 1998 se planteó la labor de lograr “un mundo libre de drogas”, intentando eliminar o reducir significativamente el cultivo ilegal de coca, cannabis y opio en el 2008, el día de hoy 13 años han pasado y se han dado cuenta que solo han hecho beneficiosos a los grandes cárteles de droga que han aumentado su ingreso, la prohibición ahora se cuestiona[3].

La prevención no solo radica pues en la aparición de más anuncios del cuidado ante las adicciones, sino fomentar la escucha familiar, concientizar a las personas de que sí es posible rechazar, no solamente a las drogas, sino a cualquier tipo de adicción. Fomentar la lectura, la escritura, la investigación, la educación, anuncios con mensajes[4]. Pero es más fácil dejar que sucedan las cosas, lo difícil es luchar contra ellas.


[1]Cristal Meth, también es considerada como una de las principales causas de contagio de VIH, y ha sido consumida por más de 14 millones de estadounidenses, incluyendo niños de 12 años.  Es la droga que volvió a Britney Spears en menos de un año de POP Star a una mujer en rehabilitación.

[2] El Goce del adicto: Psicoanálisis y toxicomanía – Julio Ortega Bobadilla http://www.psikeba.com.ar/articulos2/JO-goce-adicto-psicoanalisis-toxicomanias.htm

[3] “No pedimos la legalización del cannabis, pero sí un enfoque más racional. Hay evidencias de que el cannabis es menos dañino que el tabaco o el alcohol, sin embargo, en muchos países se sigue penalizando con la cárcel la posesión para consumo propio”. Amanda Feidling, de la Fundación Beckley británica

[4]Padre dejar el soccer por un momento, tu hijo tiene un problema, así como tu alguna vez los tuviste”, “Mamá, deja la telenovela un momento, tu hija a sido lastimada por un novio, como en tu telenovela”, padre, tu hijo/a tal vez ha sido violado.

Anuncios
comentarios
  1. Olaya Ollin dice:

    Un poco extenso el articulo sin embargo, muy interesante articulo, sobre todo los puntos de prevencion de los padres…ahora seria bueno que enfocaras a traves del “pre” ..de los padres, que hacer en caso de la disfuncion del matrimonio ](ya se por diferentes etiologias tanto etareas, economicas, comunicacion) y cual seria su solucion mas idonea.

  2. Los ejemplos fueron mis favoritos aquí. Efectivamente el tema que tratas es extenso, sin embargo tratas de abordar los puntos de mayor importancia en tan sólo estas cuantas líneas, y aunque es un tema de lo más abordado, me gusta la ilación con que lo manejas, más aún la propuesta. Es bueno que nos recuerdes; las causas, el verdadero origen de tales problemas que se resumen en la palabra adicción. Ah! Lo olvidaba ¿los medios de comunicación qué tanto benefician o perjudican?… Interesante.

  3. filosofart dice:

    Uy! Los medios de comunicación si que contribuyen y más en esta cultura del YO bastante explotada, “Sientete Libre, Toma C – C “, Cuerpos exitados todo el tiempo y por todos lados, R.B “Te da Alas”, etc, etc, etc

  4. Dhelmy dice:

    Está muy interesante el artículo y la descripción es muy elocuente lo que hace muy fácil comprender la idea que quieres proyectar al lector. (Debo mencionar que donde mencionas que el “Internet” es considerado como una adicción, es dificil de ver seriamente ya que dentro de la sociedad no es visto como tal, sino, mas bien como distractor para efectivamente mantener a los jovenes ocupados y alejados de problemas, tanto para ellos como para los mismos padres).

    • filosofart dice:

      Alejados de problemas? qué hay de los secuestradores, violadores, etc, etc, que trabajan por todos los sitios…, que sirva como distractor no hace que sea la mejor opción, es decir, como menciono en el artículo, es más fácil darle a un chico esa opción que lidiar con ellos.

  5. TAVO FALCON dice:

    MUY BIEN CAMIRO, REFLEXION PURA Y DIRECTA. CON MATERIAL COMO ESTE PUEDES ARMAR PLATICAS EN LAS ESCUELAS 😉 UN ABRAZO MI HERMANO!!!!!!

    • filosofart dice:

      Qué tal Tavo! muchas gracias, si sabes de alguna escuela que le llame la atención por supuesto puedo trabajar con ellos, y con los padres. Ojalá hayas tenido la oportunidad de leer los demás artículos

  6. […] La problemática de las adicciones: La función de los y las progenitoras La problemática de las adicciones: La función de los padres  Por: Jorge Camiro Bobadilla Lic. en Filosofía   En este momento, en el que la mirada del pueblo está fijada en el mundo de la… Source: filosofart.wordpress.com […]

  7. creo que lo más difícil para los padres es darse cuenta que los hijos tienen un problema de adicción, y no porque no puedan verlo sino porque no quieren hacerlo.
    magnifico artículo Camiro. felicidades¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s