La soledad

Publicado: junio 23, 2011 en Arts. Jorge Camiro Bobadilla

La soledad

Por: Lic. Jorge Camiro Bobadilla – Filósofo

Permítaseme escribir en este artículo sobre un vínculo por el cual, la pasión, el amor y la seducción están unidos. El individuo parlante se caracteriza a diferencia de todos los otros seres vivos, por ser un individuo social en el sentido más amplio, es decir, más allá de la simple adaptación y la sobre vivencia de la especie, curiosamente él sólo enfrenta como ningún otro en la naturaleza un sentimiento que le carcome por dentro y le empuja a la búsqueda de la misma muerte: la soledad.

¿Cómo derrotar al aislamiento individual para penetrar la vida misma cargada de sufrimientos y desvaríos para encontrar un equilibrio? entre las soluciones más habituales nos encontramos con la lujuria, el trabajo y el deporte obsesivo, el amor, la seducción, etc. 

Según Muñoz: “El deseo de comunicación entre dos personas es el impulso más primario del género humano.” Se nos menciona que el amor se ha visto reducido al sexo: el intercambio de fluidos, pero el amor va más allá, tiene las características para trascender y encontrar al otro más allá de su integridad primordial. Tan sólo la creación literaria nos muestra múltiples ejemplos de hundimiento del amante en el Maëlstrom del amor: Alberto de Bolonia en el Decamerón, Romeo y Julieta, Efraín y María, Ana Karenina, Mdme. Bovary, Severin, el profesor Humbert, etc.

Carson MacCullers(1) dice del amor, en una de las novelas más hermosas escritas sobre el desencuentro de los amantes: “Ante todo, el amor es una experiencia compartida por dos personas, pero esto no quiere decir que la experiencia sea la misma para las dos personas interesadas. Hay el amante y el amado, pero estos dos proceden de regiones distintas. Muchas veces la persona amada es sólo un estímulo para todo el amor dormido que se ha ido acumulando desde hace tiempo en el corazón del amante. Y de un modo u otro todo amante lo sabe. Siente en su alma que su amor es algo solitario. Conoce una nueva y extraña soledad, y este conocimiento le hace sufrir. Así que el amante apenas puede hacer una cosa: cobijar su amor en su corazón lo mejor posible; debe crearse un mundo interior completamente nuevo, un mundo intenso y extraño, completo en sí mismo. … Por este motivo, la mayoría de nosotros preferimos amar que ser amados. Casi todo el mundo quiere ser el amante. Y la verdad a secas es que de un modo profundamente secreto, la condición de ser amado es, para muchos, intolerable. El amado teme y odia al amante, y con toda la razón. Pues el amante está tratando continuamente de desnudar al amado. El amante implora cualquier posible relación con el amado, incluso si esta experiencia sólo puede causarle dolor”.

Reich citado por Muñoz (2) opina que hay que entenderle: “como un fenómeno inentemente gimnástico” sin embargo retomando la línea de Muñoz nos enfrentaremos con Barthes “El sexo está en todos lados, salvo en la sexualidad”, “dos orgasmos, incluso simultáneos, no dejan de ser dos orgasmos”, es un claro ejemplo de la individualidad y el narcisismo que está en la base constitutiva de los seres humanos, esto no quiere decir que no se conviva con los demás individuos, se tienen amantes, amigos, parientes, conocidos, etc. De hecho, cuando surge el amor, el individuo abandona su soledad, algo sucede en su “espíritu” que transforma esa soledad y la convierte en plenitud, sin embargo, no por eso no se deja de estar solo, los suspiros del amante al estar en compañía de su amado evocan la incredulidad y cierta desesperanza de no poder congelar el tiempo o controlar la experiencia: El amor es una experiencia en la que conviven lo cómico y lo sublime.(3)

Muñoz(4) nuevamente: “Dos coordenadas básicas han marcado el recorrido de las ideas que los amantes de la sabiduría han vertido sobre el amor: la que va del cuerpo al espíritu y la que intenta salvar el muro infranqueable que separa el <<yo>> del <<nosotros>>. El amor se puede concebir, pues, como un deseo material ligado estrechamente a la satisfacción del apetito sexual o como una entelequia intelectual desligada completamente de los deseos físicos…, algunos han interpretado la pasión amorosa como el único vehículo que nos puede permitir escapar de la cárcel de la individualidad gracias a la consecución de una categoría superior resultante del encuentro amoroso.”

El amor se ha querido reducir al sexo, al mundo material ó a un mundo espiritual, pero antes de exponer éstas apresuradas conclusiones, hemos de comenzar con un breve análisis de aquellos que han trazado las diferentes pautas a lo largo del tiempo, en un intento de comprender nuestra materia de estudio.

Iniciémonos pues en el camino tan diverso sobre el amor, encontremos aquellas pasiones y recordemos nuestros deseos, que por más están guardados esperando de alguna manera poder ser despertados, comencemos nuestro recorrido y esperando no vernos enredados en un sin fin de meros conceptos sin explicación encontrar, por lo tanto, una respuesta en torno a nuestras preguntas principales: ¿Qué es el amor? ¿Qué papel juegan las palabras en la seducción? Y finalmente: ¿Amor y seducción se suponen, o la seducción es un simple vehículo hacia el amor?

Quiero agradecer al Dr. Julio Ortega B., por pertinentes observaciones.

Citas Bibliográficas:

1) MacCullers Carson. Balada del café triste. Editorial Seix Barral, 2001.

2) Muñoz Rendón Josep, Las razones del corazón, Edit. Ariel, México 2008, Pag. 10

3) MacCullers Carson. Balada del café triste.

4) Muñoz Rendón Josep. Las razones del corazón. Ed. Ariel. España 2008. P.11.

Anuncios
comentarios
  1. yesenia dice:

    Soledad… Muchas veces se requiere y otras no se soporta, creo que es un estado de otro estado de animo, me agrado leer este articulo, porque me abre un panorama diferente al que yo tengo y que realmente es distinto al analizarlo, en relaidad a mi me gusta la soledad por periodos, pero creo que no me gustaria por una vida :(.

  2. Ayami dice:

    Me gustaria que publicaran algo de las bellas artes, por ejemplo la musica clasica, seria muy bueno eso, Gracias.

  3. tal vez la clave sea un punto intermedio, lograr ser amado y amante,el problema actual en mi opinión, es que se ha hecho un culto al sexo,y después de eso qué?
    el amor a la pareja es otra cosa, claro que trasciende, echa raíces y no te permite sentirte solo jamás.
    buen artículo, pero que piensas tú en realidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s