El amor y el cuerpo: El erotismo en George Bataille (1ra Parte)

Publicado: septiembre 3, 2011 en Arts. Jorge Camiro Bobadilla
Escrito por: Lic. Jorge Camiro Bobadilla – Filósofo
El amor y el cuerpo: El erotismo en George Bataille (1ra Parte)

Si queríamos encontrar una conexión entre el amor espiritual y las razones del cuerpo definitivamente tendríamos que utilizar a este gran pensador. Pasando de los primeros a los segundos y de los segundos a los primeros comenzaremos por lo tanto a analizar brevemente la historia que hemos venido viendo entre lineas en estos dos apartados.

La historia de la entelequia occidental sobre el amor nos ha mostrado grandes definiciones de este, algunos radicales, algunos otros muy similares, aunque en épocas muy diferentes. Por un lado tenemos la concepción de amor como: relación infinita y recíproca entre dos humanos, conservando la individualidad de su plan vital como parte de los componentes que los define de mejor manera en un mundo donde el sujeto ocupa un lugar central como en el amor platónico. “Desde este punto de vista el amor se considera una relación finita entre dos seres finitos, susceptible de una gran variedad de modos en conformidad con la variedad de intereses, de propósitos, de necesidades, y de las relativas funciones emotivas que pueden constituir su base objetiva:”(1) El amor no es un todo, ni lo es todo.

Otra manera de entender la concepción del amor nos plantea una concepción absoluta de implicación de los individuos, en el amor cortés la relación importa más que los sujetos individualmente, el pacto establecido entre ellos es más importante, se entiende como una dimensión infinita e interminable, no hay mejor cosa que ese nuevo todo de las partes integrantes.

Hegel y muchos filósofos románticos nos plantean este sentimiento: como la auténtica realidad de las cosas. Hegel escribe “La (…) esencia del amor consiste en renunciar a la conciencia de sí, en el olvidarse en otro de sí mismo, y sin embargo tenerse y poseerse

a sí mismo sólo en este parecer y olvidarse” lo que parafraseando a Goethe sería que el amor nos muestra en general la conciencia de la unidad entre las parejas de tal forma que para uno mismo no se está lejos pero la consciencia renuncia.

 

Para Bataille el abismo que mantiene lejos a los seres es infinito y sólo puede recuperarse parte de ese abismo con la violencia,como en Sade o con el erotismo, nos dice que somos seres discontinuos, sujetos que mueren aislados en aventuras ininteligibles de seducción, con la nostalgia de la continuidad perdida, es decir hay pasos de lo continuo a lo discontinuo o de lo discontinuo a lo continuo, esa nostalgia que nos rige está dividida en tres formas de erotismo: el erotismo de los cuerpos, el erotismo de los corazones y, finalmente, el erotismo sagrado.

Citas:

(1) Muuñoz Rendón Josep. Las razones del corazón, Edit. Ariel. México 2008 Pág. 167

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s