Archivos de la categoría ‘Arts. Eunice Aguilar’

¿Por qué seguimos sufriendo cuando una relación se termina?

Por. Lic. Eunice Aguilar Pereyra

De todos los animales que posee el planeta Tierra, el ser humano es el único que tiende a autoflagelarse. Incluso las hienas, animales depredadores de mala fama, saben cuando retirarse o cuando frenar a fin de poder evitar un dolor o una mordida.
¿Alguna vez se han preguntado qué extrañamos de las personas que ya no están? ¿Qué es lo que en verdad duele cuando ya no están? ¿Qué es lo que nos cuesta superar de una relación que ha llegado a su fin?

Lo que extrañamos de las otras personas no es su llegada, no es su presencia y tampoco su amor. Lo que sí verdaderamente echamos de menos es quién nos hacía ser esa persona.

Claro está que no siempre somos las mismas personas, esto es, no tenemos el mismo comportamiento con nuestra familia que con nuestros amigos y desde luego, otro para nuestra pareja. Y es precisamente allí donde se encuentra el gran punto en cuestión: el ser humano no extraña a personas, sino que se extraña a sí mismo.

¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que nos extrañamos felices, que nos extrañamos haciendo cosas que pensamos que nunca íbamos a hacer por alguien, que extrañamos hacer el ridículo, que extrañamos pensar de a dos, y que, en fin, extrañamos lo que la otra persona nos hacía ser y crecer.

Por eso es que sospecho que la mejor forma de vivir en paz es haciendo las mejores cosas para nosotros mismos, sin poner jamás en riesgo nuestra salud mental. Y cuando hablo de salud mental, debo inexorablemente meterme en el principio de este escrito, porque es de eso de lo que quiero hablar, del masoquismo que nos oprimimos a nosotros mismos.

Cuando nos enteramos de que una persona nos dejó por otra, que una ex pareja que seguimos amando se va a casar, o que una ex pareja volvió a armar su vida antes que nosotros, no nos duele su ausencia. No, ¡no!. Nos duele el saber lo que es capaz de hacer, de dar, de otorgar.

Nos duele porque tenemos memoria, porque sabemos cómo besa, sabemos las sorpresas que es capaz de darnos, sabemos lo maravilloso que puede hacer nuestros días, sabemos cómo son sus despertares y hasta sabemos cómo practica el sexo.

Y tan masoquistas somos, que nos frenamos a pensar en todas esas cosas, pero cambiando nuestros recuerdos y poniéndole la cara de la nueva persona que acompaña a nuestra ex pareja. Lo que nos mata es el saber, el ser conscientes, el hecho de conocer todo lo que le está dando a otra persona.

Pero inclusive la hiena, un animal de bajo raciocinio, evita el dolor y huye ante la posibilidad de herirse. Y nosotros, que tenemos la posibilidad de vivir, olvidar, o simplemente recordar las cosas buenas, nos dedicamos a angustiarnos por todo lo que pasó y peor aún, que pasa, pero en otra casa.

El ser humano es privilegiado de tener la posibilidad de elegir y no actuar por instinto, citamos constantemente aquella famosa frase que afirma que el animal es el único que tropieza dos veces con la misma piedra, pero sin embargo yo sigo buscando videos de una hiena que lo haga y aun no lo encuentro, lo que si conozco es a muchas personas que tropiezan una, dos, tres y hasta cuatro veces.

Anuncios

Destino…

Publicado: agosto 1, 2011 en Arts. Eunice Aguilar

DESTINO…

Por. Lic. Eunice Aguilar Pereyra

No creo que esté escrito…
Ni siquiera siento que estemos predestinados a hacer o no hacer algo en nuestras vidas.
De lo que sí estoy muy segura es de esas coincidencias, causalidades y de cómo aprovechamos las oportunidades…
La mayoría de las cosas son precedidas de algún hecho significativo.
CAUSA Y EFECTO… todo se reduce a esto…. a toda acción corresponde una reacción.
Aunque algunos cuentan con cierta “suerte” que los ayuda obtener efectos más agradables en su caminar diario.
Se dice que entre más esfuerzo y trabajo duro, los premios serán mayores y mejores. Pero hay gente que se esfuerza, trabaja día a día sin parar y no obtiene lo que “merece” o acaba diciendo “¿por qué a mi?”.
Hay gente que no hace más que lo que le dicen que debe hacer y llega muy lejos.
¿Es acaso ese destino jugando con nosotros?
Pienso sinceramente que no.
Sólo no se ha presentado la oportunidad en el lugar y tiempo adecuados o no aprovechamos esas “oportunidades”, cediendo el lugar a otro individuo, sin detenernos a premeditar las ventajas y desventajas de estas.
Es cuestión de buscar y encontrar [problema muy serio, que a veces suele desmotivar].
No hay un ente enorme moviendo piezas a su antojo desde algún lugar lejano, solo es uno mismo qué tomó una decisión que posiblemente lo aleja de su meta.

La meta que cada quien pone en su vida es tan variable, pero generalmente se enfoca en obtener cosas, placeres, deseos que nos ayuden a ser felices.
Algunos ponen metas tan inalcanzables, otros son más centrados…  a corto, mediano y largo plazo, pero las cuales en ocasiones suelen ser difíciles de alcanzar.
Lo importante de esto es que cada quien recuerde que es dueño de sus actos, así como de sus decisiones y por ende, de todas las reacciones [buenas, malas o ambas], tomando en cuenta lo anterior, podremos decir y aceptar que el “Destino” no es más que el resultado de nuestros actos, el cual forjamos día a día con las experiencias y elecciones.

Yo brindo

Publicado: agosto 1, 2011 en Arts. Eunice Aguilar

Yo brindo

Por  Lic. Eunice Aguilar Pereyra

Hoy me he parado a pensar por un momento

Sin dejarme llevar por la corriente del tiempo

Imaginando que corría lenta yendo hacia atrás

Que me salía de dentro para ver lo que no vuelve más

Allí donde se cruzan los caminos detuve mis pasos

En la encrucijada destino pensé en mi caso 

Vivo el presente, tengo presente el pasado

Recordare lo que olvide y lo que no he olvidado

Por los amigos con quien lo pasaste tan bien

Que ahora se cruzan contigo y hacen como que no te ven

Por la familia a la que solo ves en ocasiones

Con ocasión de bodas, bautizos y comuniones

Por el amor, por lo que pudo ser y no fue

Por aquel momento exacto en el que perdí la fe

Por todo eso y más, por un día triste

Y aquellas cosas que sentí y que tú también sentiste

Y es que el ayer es como arena que se escapa entre los dedos

Lo malo no lo olvido, lo bueno me lo quedo

Lo demás lo guardas dentro de ti aunque no quieras

Para sacarlo a la luz cuando menos te lo esperas

Quien me iba a decir que iba a estar donde estoy ahora

Lo típico, quien decide de quien te enamoras

Aun no sé si el odio muere o solo se transforma

Ojala que exista algo por los que rompen las normas

Por los que nunca ganan, por los que pierden siempre

Por los que nunca han debido haber salido del vientre de sus madres

Porque engañan, roban y asesinan

Por los que están puestos a ralla por la cocaína

Por los que celebran y beben para olvidar

Que dejan su niñez en la maquinilla de afeitar

Por ti, por mí, por nosotros, porque cada día es otro

Porque no traiga penas sino alegrías

Los viejos amigos que te cruzas van con prisa

Tú vas con prisa, un saludo, un abrazo y una sonrisa

Quedamos en llamarnos pero eso se olvida

Cuando surgen otras cosas, así son las cosas de la vida

Pero un día brindaremos por el pasado

Decíamos que no cambiaríamos nunca

Pero hemos cambiado, verdad

Para lo bueno y para lo malo

Endurecidos a base de palos

Quiero proponerte un brindis por el tiempo

Que es un maestro severo

Que te quiere a ti, no a tus cosas o a tu dinero

Lo aprendí cuando me cruce contigo por la calle

Porque íbamos con prisas y por los pequeños detalles

Por la gente, que vive el presente con desgana

Por los que lo echaran de menos cuando sea mañana

Por las tardes, las noches, los jóvenes, los viejos

Por el reflejo que me devuelve el espejo

Por el amor que por ti siento..

YO BRINDO!


									

Por Eunice Aguilar — ைŒhµииy™ ை Aguilar

“La materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma”, decía esa gran verdad revelada por Lomonósov (sí, él se lo dijo a Euler 44 años antes de que a Lavoisier se le ocurriera); entonces la cantidad de materia es limitada, por mucha que haya en el universo, hay una cantidad determinada no infinita; dentro de ella se encuentra la humanidad.

Nosotros solo podemos habitar un espacio llamado Tierra que tiene un diámetro de 1.27×10 a la 24 kilómetros, aproximadamente el .00000000000134275789% del tamaño de la galaxia; tomando en cuenta estos datos, creo que la persona que piense que el universo como espacio físico fue diseñado para nosotros no tiene noción de lo que está diciendo (o no está enterada de ésta información). La mayoría del espacio físico del universo no es habitable por nosotros, tan sólo para explorarlo utilizando nuestros cuerpos directamente tenemos que llevarnos un pedazo de la Tierra para mantenernos vivos, como un enfermo de cáncer terminal carga un tanque de oxígeno e incluso la mayor parte del planeta si no es cambiada por la mano humana tampoco es habitable; de hecho una manera de ver el problema de la contaminación sería que nosotros agredimos a la Tierra porque ella nos agredió primero. ¿Cómo decimos que nuestro hogar está en éste espacio físico si nuestro propio “hogar” nos “rechaza”?

El espacio no está en la materia intrínsecamente, radica en el orden de ésta, pero al igual que la cantidad de materia, las configuraciones en las que se puede ordenar la materia en el espacio físico son limitadas, por lo tanto el espacio y la cantidad de espacios que puede haber en el mundo físico son finitos; en el único espacio en donde hay una cantidad de espacios infinita es en el espacio mental,  ahí las limitaciones de la materia no existen, probablemente esté conformado por el orden de la materia en nuestro cerebro, pero, aún así, nuestra mente puede generar posibilidades infinitas, en consecuencia, siendo el espacio el orden, no está limitado por las restricciones de la materia, el espacio mental es el generador de todos los espacios posibles e imposibles de hacer con la materia. En el espacio mental está nuestro verdadero hogar, ahí se encuentran todos los espacios posibles e imposibles que son habitables y cálidos para nosotros; se podría considerar a un pensamiento como un estado de configuración del orden del espacio mental en específico, pero lo interesante es que se podría considerar un conjunto de pensamientos como una sola configuración del orden del espacio mental que las contenga, si este conjunto de ideas es relativa a la idea aislada anterior entonces se podría considerar que simplemente se amplió el espacio para contenerlas, es por eso que el humano puede tener un pensamiento tan complejo, puede llenar un espacio mental de ideas y todavía le sobraría demasiado espacio, tanto que es infinito. ¿Si los espacios en donde nos es posible vivir físicamente se encuentran en el espacio mental entonces cómo vivimos en el espacio físico?

El humano percibe las condiciones físicas y cual escultor va ordenando la materia, comienza creando el espacio que necesita en el espacio mental, para luego transportarlo al físico, empezando por organizar el conglomerado de materia supuestamente más fácil de estructurar para él llamada cuerpo, puente que va del espacio mental al espacio físico y de regreso, y con éste pone en su lugar la materia que no pertenece a él: así se construyen los espacios habitables, reflejando lo más posible lo creado en el espacio mental en el espacio físico, es por eso que el humano al cambiar una piedra de su lugar original comenzó la “batalla contra la naturaleza” llamada civilización y junto con ella la sociedad. Gente con ideas iguales o similares ocupa el mismo espacio y personas con ideas diferentes o que no se sienta cómodas en ése espacio que refleja las ideas de los que viven ahí abandona el lugar e intentan hacer su propio espacio (en caso de no querer abandonarlo la sociedad les recuerda qué tan limitado es el espacio físico encerrándolos en una celda). De ahí que el humano empezó a crear y a darle valor a los espacios: así empezó la convivencia y la tolerancia, ya que las ideas no eran iguales, pero la materia al ser limitada siempre obliga a la gente a tener que compartir un mismo espacio y los únicos que lo logran son los que tienen ideas similares o se adaptan a ellas; mientras más espacio se tenga y más se modifique es mejor y es por eso que probablemente en un principio el hombre se sintió motivado a crear maneras de comunicarse; de transportar el espacio mental propio al espacio mental ajeno y de tomar el espacio mental ajeno y transportarlo al propio, entonces modificó la materia de su cuerpo e inventó tal vez el lenguaje de señas, pero vio que no era muy efectivo ni duradero, entonces modificó el espacio de una cueva haciendo marcas en la pared y dio lugar a los inicios de la pintura, pero, aún así, se dio cuenta de que no podía comunicar los espacios que son imposibles para el mundo físico, entonces inventó el lenguaje hablado y de esta manera logró tener más espacio, ya que dialogar entre dos personas es juntar dos espacios mentales, esto significa que en ése momento tenemos dos veces el infinito de espacio, teniendo esto en mente se explica también por qué es tan complicado relacionarse con demasiadas personas al mismo tiempo: es menos probable que se acoplen los espacios mentales que chocan en un espacio generado entre 15 que entre 2; de todo lo anterior deriva nuestra gran admiración por las pirámides y los rascacielos, grandes espacios de materia modificada; también de ahí nuestro gusto por las artes plásticas y sus diferentes corrientes, modificaciones en el orden físico que logran darnos un vistazo de espacios mentales que incluso en ocasiones son parte de los que consideramos imposibles en el espacio físico (por eso aquello del arte abstracto); pero aún más grande la admiración que tenemos por los artistas, filósofos, científicos y carismáticos, grandes personas que con una idea logran modificar millones de espacios infinitos en un instante, y es posible que lo hagan muchos momentos en el tiempo aún cuando su cuerpo ya no esté presente; por eso es probable que valoremos tanto a los seres vivos y expresemos de manera tan frecuente nuestro repudio a la guerra y al homicidio, porque es poner en un nivel más alto el espacio físico finito y más bajo al espacio mental infinito, pero a su vez los practiquemos tan seguido, porque la conquista de un territorio implica la capacidad de cambiar los espacios mentales de los que ahí residen y la muerte de varios es un gran motivador para rendirse: implica la pérdida de espacios infinitos, espacios que encierran para siempre sus secretos; por esta razón añadiré algo que me parece importante: no seas celoso nunca de tu espacio mental, dale todo lo que puedas a todo el que lo reciba y acepta todo el que se te ofrezca, si das demasiado, todavía tienes para ti una cantidad infinita, tampoco seas celoso con tu espacio físico, porque es la única manera que tienes de no ser celoso con tu espacio mental, pero precisamente por eso, cuídalo mucho: siempre decaerá con el tiempo, lo limitan las normas del espacio físico y sólo tenemos uno.

 

Sin coraza

Publicado: junio 29, 2011 en Arts. Eunice Aguilar

Sin coraza se está más expuesto, pero se camina más liviano.

Lic. ைŒhµииy™ ை Aguilar

Odio estos momentos de “coincidencias”, “causalidades”, llamenlas como quieran…

Hoy estuve analizando, pensando, reflexionando, haciendo memoria, etc etc, sobre algunas situaciones de mi vida…

Tenía una idea en mente, acerca del siguiente tema de mi blog… era sencillamente espectacular…

Y justo en este momento en el que iba a vacíar dicha idea, abrí un cuaderno y encontré la f**king frase que cambió todo…

Sin coraza…” si chingao… ya lo sé…

Lo he escrito un par de veces en este medio, un trillón de veces para mí, unas cuantas más para quien haya sido el “afortunado” en recibir una carta mía!!!

¿Pero cómo puedes quitar la coraza si es tu medio de protección ante tanta barbaridad?

Engaños, mentiras, sentimientos encontrados, depresiones, y un sin fin de cosas más o menos graves….

Yo no busqué que me lastimarán, al contrario… ¿por qué alguien lo haría? (bueno, a menos que sea masoquista, pero este no es el caso…. creo)

Y ¿a qué viene todo este debraye sentimentalista de lo mucho que amo a mi “coraza“?

Durante años, en los que la confianza era lo que más valoraba, fue utilizada  en mi contra. Uno cree ciegamente, pero como dicen “les das la mano, y te toman el pie”…

Todo tipo de personas fueron defraudando esa confianza, hasta convertirla en mi más grande enemigo… Abrir la puerta a mi interior es cada día más difícil… a veces hasta para mí….

La respuesta a la pregunta es fácil, obviamente esta arma contra ataques de monstruos dolorosos me ha permitido continuar en momentos difíciles.

También a logrado alejar penas posibles, lágrimas futuras, elefantes cornudos, etc….

Y he aquí el problema principal de ésta: TAMBIÉN HA IMPEDIDO QUE (si es que ya había llegado, o estaba rondano por aquí, o lo que sea) CONFÍE Y DESARROLLÉ ALGO MÁS PROFUNDO….

Y si, ya sé que a lo mejor piensas que si no quito esta coraza me estancaré en un proceso de no permitirme “ser feliz”…. pero creéme cuando te digo que no es sencillo…

Es un cuchillito de palo, una ola contra las montañas, una gota de agua fría… Lentamente van haciendo más y más daño…

Yo quiero creer…. pero mi “guardián” interior me detiene… Me empieza a mostrar (como video) todas aquellas cosas que me han hecho “esconderme” tras esta barrera impenetrable que me protege de ser desdichada….

Y entonces si ya empezaba el proceso “confiador”, regreso y regreso y regreso…

Ahora bien, ¿por qué escribo esto justo ahora?

a) porque no me está dejando ser “malditamente feliz”

b) porque creo que a lo mejor estoy perdiendo una gran oportunidad

c) porque no es bueno, y mi caminar se está volviendo pesado

d) una y mil razones más….

Pero aún así, creo que queda dentro (tal vez muuuuuuy dentro) una esperanza de que algún día me deshaga de esta condenada desconfianza, y vea que efectivamente la esperanza es lo último que muere!!!

Y si es así, pues avanzar hacia una nueva perspectiva que me haga MALDITAMENTE FELIZ!!!

Matrimonio (1era parte)

Lic. ைŒhµииy™ ை Aguilar

Es una palabra que conlleva muchos significados. Cada persona, cada pareja le da un toque personal.
Para algunos es el símbolo de más grande amor que puede existir entre 2 personas, para otros es la unión que “debe” hacerse cuando ha pasado cierto tiempo, para algunos otros es una limitante, es también una prisión, un papel, en fin puede ser cualquier cosa dependiendo de quién te lo platique.

Hoy fue un día que llenó mi “acervo” matrimonial hasta el tope.
Y mi idea general nace de la pregunta que me hizo John : ¿piensas casarte algún día?
Respuesta: NO SÉ. YA NO LO SÉ.

Si me hubieras preguntado esto mismo hace 10 años la respuesta era un rotundo NO. Por diversas razones sencillas de enumerar:
+ estoy muy chica para pensar en eso.
+ aún me faltan muchas cosas por vivir.
+ ni siquiera tengo novio.
+ por lo menos deja que acabe la prepa.

Matrimonio significaba atarte a una persona por el resto de tu vida y no la iba a desperdiciar de esa manera. Y además ¿tendría que aprender a convivir con una persona para siempre? NOT!!!!

Hace 5 años las cosas ya tomaban otro matiz. Sin pensarlo hubiera dicho que SÍ. Era una ilusión enorme el hecho de decir que podría compartir mi vida con alguien. Crecer, madurar, crear una historia juntos. La idea de casarme era algo que formaba parte de mi vida (cabe aclarar que no tenía ningún prospecto factible). Simplemente la idea de estar con esa persona especial, formar una familia, vivir experiencias juntos… “no tenía precio”…
Para mí el matrimonio era ese símbolo del que había escuchado, si no ¿para qué estarías con alguien?
Casarme se había convertido en una ilusión, un sueño, un deseo incontenible que llenaba espectativas de vida. el hecho de estar con una sola persona para “siempre” era simplemente lo que buscaba. Compartir simplemente era la respuesta que yo tenía para describir la felicidad…

Y ahora viene el recorrido final. Todas aquellas situaciones que se han presentado en estos últimos 5 años han concretado la respuesta actual: NO SÉ.
Creo que ya es muy difícil para mí confiar en alguien. Las cosas han tomado el matiz de decir ¿para qué hacerlo tan formal con un papel que puede traer más problemas que beneficios? ¿Es mejor la unión libre?
Tampoco estoy segura, la verad es que la respuesta haciendo un balance general de las circunstancias se basa más en que mi entorno ya se ha abierto más.

Obvio cuando tenía 15 años únicamente conocía a gente de mi edad, personas que se encontraban en situaciones muy similares a las mias.
A los 20 empezabas a conocer gente un poco más grande, que te mostraba aspectos que para ti eran totalmente desconocidos. Esas relaciones color de rosa.
Entre esos 20 y 26 (de ahora) ya no vives las experiencias desde el punto de vista de un tercero, ahora son “tuyas propias de ti”.

Empiezas a conocer todo tipo de gente, empiezas a tratar con personas en la universidad, en el trabajo, en tus círculos sociales que comienzan a dar otro color a ese “contrato”. Y hoy bien lo dijo Len: YO TE HABLO SEGÚN ME FUE EN LA FERIA.

Comienzas a escuchar acerca de divorcios, infidelidades, deseos vanos o carnales, interés (económico o pasional), comodidad, costumbre… Y tu perspectiva “rosa” se empieza a poner gris. Te das cuenta que hay un sin fin de cosas atrás de esa visión de la pareja de ensueño que no conocías, o más bien me negaba a ver.

Obvio, también hablo según me ha ido en esa feria. Empecé a conocer hombres “raboverde”, chantajistas, manipuladores, agresivos, “machotes”… Y me pregunto: ¿DE VERDAD QUISIERA ESTAR CON ALGUIEN ASÍ?
Y ni se diga de las mujeres que me contaron sus anécdotas particulares acerca de sus parejas… Que miedo.

Si de por si ya tenía problemas con eso de la confianza en el otro, AHORA menos. Como podría saber si vale la pena hacerlo después de tantas historias…

Ahora siento miedo… el matrimonio, unión libre, arrejuntamiento… simplemente hasta de un noviazgo…
Tengo pánico a que me lastimen, y si de por sí es difícil afrontarlo cuando no “estás” con alguien, ahora viviendo juntos o casada…. NI MAÍZ!!!

Que me queda en este momento: seguir llorando por la lástima que siento ahora mismo…